Preguntas Frecuentes

¿La copa menstrual es higiénica?

Las copas menstruales están fabricadas en materiales hipoalergénicos, que no generan ambientes aptos para el desarrollo de bacterias y que son seguros para usar en contacto con el cuerpo. Que sea o no higiénica depende del uso que le das: si tienes un uso cuidadoso y lo aplicas entonces es perfectamente higiénica, pero si nunca te lavas las manos, seguramente no vas a tener una buena experiencia.

¿Es incómoda, duele?

Al principio puede ser incómodo el proceso de ponerla y quitarla, porque es algo nuevo que está en contacto con tu cuerpo. Pero la copa no es incómoda. Una vez bien puesta no sientes absolutamente nada. Si no eres cuidadosa al momento de ponerla o quitarla puedes sentir dolor. (Tip: para insertarla fácilmente puedes humedecerla con agua o usar poquito lubricante los primeros días mientras te acostumbras).

¿Cuánto tiempo puedo tenerla puesta? ¿Qué tanto líquido aguanta?

Depende del tamaño de la copa y de tu cantidad de flujo. Según el tamaño de la copa, puede contener entre 15 (la más pequeñita) y 42 milímetros (la XL) de líquido, las copas de talla promedio aguantan aproximadamente 30 ml. Según tu cantidad de flujo, puedes tenerla puesta hasta 12 horas sin ningún problema y sin preocuparte por cosas como el Síndrome de Shock Tóxico.

¿Puedo usarla mientras duermo, mientras hago deporte?

Si puedes usarla mientras duermes. Te recomendamos que la vacíes justo antes de acostarte y justo cuando te levantas, para evitar que haya derrames si acaso se llega a llenar mucho en la noche. También puedes usarla mientras haces deporte, inclusive si quieres nadar.

¿Puedo usarla mientras tengo relaciones sexuales?

No deberías usarla mientras tienes relaciones sexuales con penetración, puedes hacerte daño y hacerle daño a tu pareja.

¿Cómo se coloca?

Para colocar la copa menstrual, basta con introducirla cerrada en forma de “C” en la parte inferior de la vagina y girarla para asegurarse de que está bien encajada.

¿Cómo se saca?

La copa genera un sutil efecto de vacío en el canal vaginal, es así como evita que la sangre pase. Para quitarla, es necesario romper ese “sello” que genera, pellizcándola en la base o insertando un dedo para hacer un poco de presión, por un lado, hasta que entre aire y la copa puede salir sin problema. NO trates de sacarla por las malas porque no va a ser una experiencia agradable, cuando sabes sacarla no debe generar ningún malestar ni incomodidad.

¿Cómo se limpia?

Antes de usarla debes siempre esterilizarla, el esterilizador se puede meter al horno de microondas con agua por 3 minutos para limpiarla, también poniéndola a hervir en una olla con agua durante tres minutos. SIEMPRE cuando la recibes y está nueva y cada vez que empiece un nuevo ciclo y debas usarla de nuevo. Durante los días de sangrado basta con que la laves bien una vez al día, puedes hacerlo mientras te bañas y puedes usar jabón siempre y cuando no tenga perfumes que puedan resultar irritantes. Cada vez que la cambies la enjuagas con agua. Después de cada ciclo la pones a hervir otra vez y la guardas en una bolsita de tela. No debes guardarla en recipientes herméticos.

¿Cómo utilizar tu kit esterilizador en microondas?

Rellena el vaso esterilizador con 200 ml de agua, más o menos. Ahora que tu copa está sumergida en el vaso, coloca tu copa mía en el microondas con la tapa sobrepuesta (o sin ella) y déjalo hervir durante 3-4 minutos, más o menos. Mía es resistente a altas temperaturas (hasta +300 ºC, así que no te preocupes). Tu micro te avisa de que ha hecho su trabajo y lo único que tienes que hacer para acabar la limpieza de tu copa es extraerla del esterilizador con cuidado, verter el agua y dejar enfriar la copa en seco. Si quieres puedes limpiar el esterilizador con agua y jabón neutro y guardarlo invirtiendo el paso inicial: ejerce la presión justa desde fuera hacia dentro.

¿Existen diferentes tipos de copa?

Copa Mía maneja 2 tipos diferentes de copa: Bugambilia y Alcatraz.

¿Cómo es cada copa?
  • Bugambilia: Tallo en forma de bolita, firmeza clásica que se abre fácilmente una vez colocada. Ideal para mujeres que están buscando una primera copa menstrual o con experiencia. Talla S: recomendado para flujo moderado. Talla L: gran capacidad recomendada para mujeres con flujo abundante.

 

  • Alcatraz: Tallo en forma de bolita, copa con firmeza y diseño clásico y recomendada para mujeres que comienzan a usar la copa vaginal o con experiencia. Su forma alargada se recomienda para mujeres con cérvix alto. Talla S: recomendada para flujo ligero a moderado. Talla L: recomendada para flujo moderado a abundante.
¿Por qué es importante que mi copa menstrual sea certificada?

Existen en el mercado un gran número de fabricantes que para mantener sus copas a precios competitivos, suelen usar materiales de baja calidad que pueden llegar a ser peligrosos. Para esto, es importante siempre preguntar al vendedor de la copa, si el fabricante de la misma tiene algún tipo de certificación. Existen diversas certificaciones alrededor del mundo: FDA, ISO, COFEPRIS, entre otras…

Las copas de Copa Mia son fabricadas en Estados Unidos y provienen de un proveedor registrado ante la FDA.

Si requieres mas información respecto a certificaciones da click aquí.

También cuenta con el certificado ISO 13845 utilizado para fabricantes de dispositivos médicos.

¿Copa Mia tiene algún esquema de mayoreo?

Sí, Copa Mia puede atender necesidades de clientes mayoristas.
Para obtener una cotización da click aquí.

¿CÓMO ELEGIR MI COPITA MENSTRUAL?
¿Qué es el cérvix o cuello del útero?

El cérvix o cuello del útero es la conexión entre la vagina y el útero, con forma de rosquilla y de unos 3 cm de diámetro, cuya firmeza va dependiendo del momento de tu ciclo menstrual, embarazo o nivel de excitación. Tiene una pequeña apertura por el que el esperma nada hacia adentro o por donde la sangre menstrual fluye hacia afuera. Está diseñada para adaptarse durante el parto llegando a extenderse hasta 10 cm cuando la mujer da a luz.

¿El cérvix tiene que ver con las copas menstruales?
Sí tiene que ver, ya que si sabes la longitud de tu canal vaginal entonces podrás elegir la copa menstrual más adecuada para tu cuerpo. Las copas vienen en todo tipo de formas y tamaños, lo importante es que se sitúe por debajo de tu cérvix para recoger el flujo menstrual y garantizar que quede completamente dentro de la vagina (tallo y todo). Así que conoce tus medidas y comprueba las dimensiones de las copas antes de comprar.
¿Cómo localizo y mido mi cérvix?
-Inserta un dedo (limpio) en la vagina. Continúa moviéndolo hasta que la punta de tu dedo toque la cérvix. Podrás distinguirlo del resto de la vagina porque es un tejido más firme que el que se encuentra alrededor, como si tocaras la punta de una nariz.
-Si solo has metido una falange tienes la cérvix muy bajo. ¿Dos falanjes? Tienes un cérvix medio. Si puedes colocar todo el dedo en la vagina antes de tocarlo, entonces tienes un cérvix alto.
-Una vez que estés familiarizada con la altura de tu cérvix puedes anotar la medida y compararla con la longitud de las diferentes copas menstruales para encontrar la perfecta para ti.
¿Para qué sirve conocer el estado de tu suelo pélvico?

Para poder determinar qué tipo de copa necesitas, ya sean duras o blandas.

¿Cómo conocer el estado de tu suelo pélvico?

Lo puedes conocer de la siguiente manera:

  • Si sufres pequeñas pérdidas de orina, aunque solo sea a veces. Ejemplo: cuando toses o te ríes. Esto indica que tu suelo pélvico está sensiblemente debilitado.
  • Si has tenido partos vaginales y no has realizado ejercicio de suelo pélvico. Puede que tras dar a luz notes que tus paredes vaginales han quedado un poco más anchas que antes del parto.
  • Si has superado los 30 a 35 años y hace tiempo que no ejercitas tu suelo pélvico o no lo has ejercitado nunca. Si no sueles practicar ejercicios de Kegel es probable que tu suelo pélvico haya perdido firmeza.
  • Si realizas deporte de impacto muy frecuentemente o de manera profesional como running o aerobics. Al practicarlos el cuerpo recibe un impacto a través de los pies que se distribuye al resto del cuerpo generando presión en el suelo pélvico.
  • Si padeces sobrepeso u obesidad. Al tener que soportar más peso, los músculos pélvicos se resienten.